Sinopsis

Aparentemente Julio es un joven con una vida normal. Vive en Monterrey, es ingeniero, se reúne cada fin de semana con sus amigos a hacer carne asada, ver el fútbol y hablar de mujeres.

Pero Julio tiene una doble vida. Él es acompañante de mujeres. Ellas lo contratan por diversos motivos: para que las consuele cuando terminan con su novio, para que les haga compañía porque se sienten solas, para que las acompañe a fiestas o bodas, sin embargo, tal es su fama que algunas empiezan a contratarlo para tener intimidad con él. Y lo que empezó como un inocente juego para obtener dinero fácil, se va convirtiendo en un estilo de vida que tiene que ocultar.

Pero ¿qué diferencia a Julio de un gigoló? Que sus abrazos curan el alma. Sanan corazones rotos, devuelven ilusiones, transmiten cariño y protección.

Él es un vendedor de abrazos y esta es su historia.


Nota: Si quieres leer la historia de principio revisa la guía de capítulos que está a tu derecha.


También puedes descargarla desde iBooks Store o en Kindle.


Si te interesa la versión impresa puedes comprarla en la tienda EIMART y en Amazon.

Capítulo 1



La paciencia era una habilidad que había desarrollado en los últimos meses, especialmente cuando se trataba de mujeres. Sabía que no debía presionarlas ni apresurarlas. Había aprendido a ir al ritmo de ellas. Miré el reloj. Eran las 10:25 pm. Decidí esperar un poco más.
De pronto, ella apareció. 
–Hola –dijo con timidez. 
–Hola. 
Se veía un poco ansiosa. La invité a acercarse a mí. 
–Ven.
Ella se aproximó con pasos lentos. Contemplé su rostro, era muy guapa, de ojos muy expresivos y una bonita sonrisa. Su piel blanca contrastaba con su oscuro cabello. 
Sonreí. 
–Sí sabes que cobro por esto ¿verdad?
–Sí.
–¿Y aun así quieres hacerlo?
–Sí. 
–¿Traes el dinero?
Ella abrió su bolsa y sacó su cartera. Extrajo varios billetes y me los entregó.
–Aquí está. 
Los conté para cerciorarme de que era la cantidad correcta, y luego los guardé en el bolsillo de mi pantalón. 
–Muy bien. Pues empecemos.
La chica se quedó quieta por unos segundos. Me acerqué a ella y la rodeé con mis brazos, la envolví suavemente, con ternura, aprisionándola. La acerqué contra mi pecho. Ella pegó su oído a mi corazón. No sé si pudo escuchar los latidos desesperados por la excitación que ella me producía. Mis manos recorrieron su espalda, despacio, escurriéndose entre su largo cabello. De pronto, ella exhaló un suspiro, de placer, de satisfacción. 
Podría sonar demasiado ingenuo, o exageradamente cursi, pero ése era mi servicio, y me pagaba por ello. Simplemente abrazarla, darle esa sensación de protección, afecto y calor, que ella buscaba con tanto ahínco. Porque había descubierto que la soledad era un mal moderno, tan temida y tan insoportable, que hacía que ellas me pagaran con tal de desterrarla. Y como en estos tiempos todo tiene un precio, yo también lo tenía. Ahí estaba yo, vendiendo mi tiempo, vendiendo mi compañía. 

Soy un vendedor de abrazos. Ése es mi negocio, y ésta es mi historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario